Pensar con otros, la salvación de las sobremesas