La identidad desarmada en cubos: reapropiarse del plato