El arte de documentar recuerdos

“Se extraña mucho. No hay noche que no sueñe con que estoy en el circo,

que aparece gente amiga, empleados que ya no están. No puedo vivir sin actuar, soy un artista nato” 

Carlos “Papelito” Brighenti.

“Papelito” es un documental que recorre la vida del creador del último circo criollo de la Argentina: Carlos Brighenti. Él mismo fue quien levantó el circo con una carpa que coció con bolsas de arpillera. En las primeras funciones, llegó a pedirle a los vecinos que llevaran sillas porque no había ni dónde sentarse. Pero cuando la pasión es genuina, no hay adversidad que la detenga. Así, junto a un puñado de artistas, montó uno de los más queridos y recordados escenarios picarescos  de los pueblos de la provincia de Buenos Aires, La Pampa y sur de Santa Fe. 

Aunque hace tiempo que Papelito vendió su circo, aún hoy, a bordo de un auto destartalado Carlos recorre clubes de barrios, peñas, salones sociales y festejos populares.  Años más tarde y cuando se estaba extinguiendo la última brasa de lo que era el viejo “Circo Papelito”, Sebastián Giovenale salió tras los pasos de este artista nato. 

Con entrevistas a su familia, ex-colegas y hasta el propio protagonista, Giovenale recrea y desentraña el detrás de escena de uno de los más queridos y recordados escenarios circenses de la Argentina.  “Papelito” no cuenta solamente la vida de un hombre, sino también la historia de un circo y la memoria de un arte que se extingue.

En diálogo con Sebastián Giovenale, su director, nos cuenta su experiencia no sólo a través de la realización de la película, sino también de los desafíos que implicó hacer un docuemtal totalmente autofinanciado.

¿Cómo llegaste a la historia de Papelito? 

A principios del año 2017, estaba buscando alguna historia para poder documentar y se me vino a la mente un recuerdo de mi infancia. Nací en Bragado, en el interior de la provincia de Buenos Aires. Entonces el recuerdo que tenía era en el patio del colegio. Me acuerdo que veía a los integrantes del circo repartiendo folletos para el Circo Papelito. 

Ahí hice la conexión y dije: “¿Qué será de la vida de este hombre?”. A partir de entonces, me puse a investigar un poco y lo contacté por Facebook. Tuvimos un par de idas y vueltas por mensajes, y en agosto del 2017 viajamos por primera vez a Rafael Obligado donde él vive actualmente. Fuimos con un equipo mínimo, así que se pude decir que el rodaje comenzó ahí, en agosto del 2017. Papelito fue un circo muy conocido sobre todo en el interior de Buenos Aires, de la Pampa y el sur de Santa Fe.

¿Cómo lo convenciste de hacer un documental sobre el circo?

Desde el primer momento que llegamos a Rafael Obligado, en agosto del 2017, el tipo nos abrió las puertas de par en par. Es una persona que se entregó al 100% a nuestro proyecto. Confió en todo momento en lo que nosotros le planteamos. Es más, uno siendo documentalista trata de no ser invasivo la primera vez que vas a conocer a la persona. Por eso, cuando llegamos a su casa en Obligado dejamos los equipos adentro del auto. Pero ni bien bajamos, me di cuenta de que él ya estaba preparado para grabar. Así que le dije a Lucas, el camarógrafo, ”andá al auto, agarrá la cámara y grabá”. 

¿Cómo fue el rodaje? ¿Cuánto tiempo les llevó?

El rodaje fue arduo para nosotros, porque ninguno de las cinco personas que trabajamos en la película se dedica 100% al cine. Cada uno de nosotros tenemos nuestros trabajos. Para grabar viajábamos entre 200 y 400 kilómetros por día y volvíamos esa misma noche. Fueron en total dos años de trabajo. La película está grabada en seis ciudades: Bragado; Rafael Obligado; Chacabuco; Rojas; Tapalqué y Pergamino.  La película desde un comienzo está pensada hipotéticamente en una road movie por el hecho de emparentar un poquito la vida ambulante del circo. 

¿Qué anécdotas les quedan del rodaje o escenas que no hayan entrado en la película?

Una anécdota muy linda es que a mitad de película, Papelito quería vender el auto. Decía que no tenía plata, que lo quería vender. Imagínate que para nosotros en el auto es un personaje más. Si lo vende nos desvirtúa todo. Por suerte lo convencimos para que lo venda después de que termináramos. 

Con un recorrido en más de veinte festivales internacionales, “Papelito: la película” se va a poder ver de manera online, el próximo 3 de noviembre. Más info en su perfil de Instagram.