Por qué nunca vas a ver la mejor película de ciencia ficción de la historia

En Dune amanece Alejandro Jodorowsky. Es que el artista chileno gestó durante varios meses la película más espectacular de todos los tiempos pero nunca pudo rodarla. Basada en la obra de ciencia ficción homónima de Frank Herbert y concebida como algo sagrado, Dune fue mucho más que el faraónico sueño trunco de su excéntrico director.  Dune: la versión de Jodorowsky es el documental en el que Frank Pavich cuenta esta historia. 

En mayo de 1973, en el marco del Festival Internacional de Cine de Cannes, Jodorowsky estrenó su tercer filme, La montaña sagrada. La película fue muy bien recibida por el público y la crítica. Tanto fue así que el hoy histórico productor Michel Seydoux le ofreció la posibilidad de hacer un largometraje juntos: “Grabaremos lo que quieras”, le dijo al director chileno, quien respondió inmediatamente “¡Dune!”.

 Ese año se encerraron director y productor en un castillo en las afueras de París para leer la obra de Frank Herbert y escribir el guión cinematográfico. Así amanecía Jodorowsky sobre Dune: con la decisión de iluminarla a través de su cosmovisión, aún antes de haberla leído.

Este podría haber sido el comienzo del documental de Pavich, pero, acertadamente, no lo fue. El realizador elige profundizar en Jodorowsky, mostrándonos su estudio, haciéndonos entender qué tipo de película quería hacer (un viaje de LSD pero sin la droga) quién era y cómo pensaba. Al menos eso es lo que intenta al entrevistarlo sobre su obra y el propósito de su vida: la búsqueda del alma y el cine que en ella habita. Entrar al documental es como sumergirse en Jodorowsky, para quien la industria no tiene nada que hacer en su arte. 

El documental avanza contándonos cronológicamente  cómo fue el armado del elenco y el equipo técnico. Dicho así no suena para nada atractivo, pero si tenemos en cuenta que la música la hubiera hecho Pink Floyd; que el elenco hubiera contado con Salvador Dalí, Mick Jagger y Orson Welles; que Moebius hizo los storyboards y que Dan O’ Bannon y H.R. Gigger, los creadores de Alien: el octavo pasajero estaban encargados del diseño de arte, empieza a sonar bastante más seductor. Jodorowsky los define como sus “guerreros espirituales”.

El cineasta chileno y Seydoux  encuadernaron en alta calidad el guión gráfico (storyboard), el guión técnico y el guión literario para distribuirlo entre los grandes estudios de Hollywood. Además, agregaron los diseños de vestuario, de naves y de personajes. 

La investigación de Pavich es exhaustiva: cuenta con un extenso material de archivo que incluye el testimonio de Dan O´Bannon, fallecido en 2009. El documental es, tal vez, la única oportunidad de conocer el libro llamado Dune de Jodorowsky y Moebius, ya que se perdieron todas las copias en la distribución, salvo las que están en las bibliotecas del director y del ilustrador. Para esto, se muestran animaciones del storyboard realizado por Moebius.  Este recurso resulta clave para conocer cómo hubieran sido algunas de las escenas del hipotetico filme.

Si bien Jorodwsky nunca llegó a rodarla, ya que no pudo ganarse la confianza de las productoras, el germen de Dune se puede ver en otras películas paradigmáticas del género tales como Star Wars, Alien, Terminator y Raiders of the Lost ark, entre otras. 

En noviembre de este año se estrenará una nueva versión de la obra de Frank Herbert a cargo de Denis Villeneuve. Esto sucederá treinta y seis años después de que David Lynch dirigiera la primera versión, producida por Dino De Laurentiis y obtuviera como resultado un fracaso de taquilla. La película tuvo problemas en el montaje porque el director quería que durara más de tres horas y los productores se lo negaron. Esperemos que este año en Dune siga amaneciendo Jodorowsky.

El documental está disponible en Youtube:

Ilustración: Juan Schargorodsky