A sus hijos les encantará

Esta semana se publicó Atrevido, el nuevo disco Trueno. Se trata del último campeón de dos de las competencias más importantes del rap en español: Red Bull Batalla de los Gallos y FMS Argentina. El oriundo de La Boca tiene 18 años y experimenta en esas diez canciones junto a artistas que ya son un acontecimiento musical imparable.

La polémica estalló por Sangría, el tema que grabó en colaboración con otro grande del género: Wos. Lo que molestó puntualmente fue una rima que termina en “Te guste o no te guste somos el nuevo rock and roll” 

No solo se apuraron a opinar los haters de siempre, sino también muchos periodistas que dedican su vida a hablar sobre música. Un tsunami de indignados. El sábado pasado, Spinetta fue trending topic (TT) en Twitter por una comparación que hizo alguien que no me interesa nombrar entre el histórico del rock nacional y el joven en cuestión que, por otro lado, disfrutaba de miles y miles de visitas en las plataformas de streaming de música a pocas horas de la publicación.

Después de un tire y afloje que duró horas, Acru, otro de los raperos más respetados en la escena actual salió a defender a Trueno: “Veo lamentable que los medios intenten desacreditar y desvalorizar lo que el ‘TRAP/RAP’ esta generando en la nueva generación. Aseguro que la gran mayoría de mis colegas con su corta edad y recorrido tienen muchísimo respeto a cualquier movimiento artístico local”

Al parecer, era una metáfora demasiado encriptada para los rockeros. Los mismos que ponen en un pedestal intocable (no sin razones) a Charly, Spinetta y Cerati le pidieron con bastante malicia y desde una superioridad flojísima de papeles (la edad no te exime de ser un boludo) que se calle.

¡Sí, que se calle! Un ejército de ex jóvenes revolucionarios temblando de miedo ante la foto de un adolescente y la frase “somos el nuevo rock and roll”. ¿Y si probamos con ir a escuchar el tema?

En esta revista ya se habló del compromiso social que se pone al hombro el rap a la hora de escribir y, como dice Acru, ese verso está hablando de un impacto. ¿No era eso la revolución? Sí, hay nuevas maneras de hacer música y no necesitan que críticos con experiencia e inaccesibles les den el visto bueno para llegar a los oídos de cualquiera que tenga un celular. Tal vez los que no entendieron de qué se trataba rockear eran otros.

Trueno es provocador. Y como una respuesta de lo que se veía venir, le puso Atrevido a su disco.

Toa la Argentina dice

yeaa

por los únicos guachos que se atrevían

a cantar en contra de la policía

Me pregunto hace cuánto el rock and roll no le encuentra la vuelta a las canciones de protesta que durante mucho tiempo supo albergar. 

Somo’ la cara del pueblo haciendo que corra la voz, eh

Y mejor avísenle a Inglaterra que vamos con micrófono’ por la segunda guerra

Llegamo’ con los wacho’ con la ropa hecha mierda

Pero cuando escribimo’ los político’ tiemblan

Si Diego pone el centro, Batistuta mete el gol

Te guste o no te guste somo’ el nuevo rock and roll

También me pregunto adónde quedaron las palabras hechas versos que nos cantaron nuestros ídolos: si “rock” es la palabra intocable, hay que tocarla, romperla, pisarla y resignificarla. Porque nadie reemplaza al rock, pero el rock se lava de contenido cuando solo admite silencio alrededor. 

Ser joven y talentoso en la música nunca fue gratis pero los que tenemos algunos años más que Trueno sabemos que indignarse por lo nuevo es ser un viejo vinagre. “Y si queremos equivocarnos estamos a tiempo todavía”, dice Wos entre otras cosas. Mientras tanto, a mí me resuena en la cabeza “¡Juventud, divino tesoro!” en la voz de Luca.

Hay que dejar a los pibes ser provocadores, hay que darles la oportunidad de ir por todo, hay que abrir el espacio estético a lo que incomoda porque (podríamos discutirlo un rato largo pero) creo que de eso se trata el arte. Y ya que lo trajeron para ponerlo erróneamente en la vereda de enfrente, me voy a ir cantando un poquito de Spinetta: “Aunque me fuercen yo nunca voy a decir que todo tiempo por pasado fue mejor ¡mañana es mejor!