librosLos cuentos de la intimidad

¿Cuánta intimidad derrocha esta cuarentena? Hay historias que vuelven a decirnos “esto también te pertenece”. No salir implica no maquillarnos, no usar corpiño, no ponerse el traje para ir a la oficina, no escuchar el violento ruido de la ciudad que aplasta los  pensamientos y nos devuelve a casa cansados.

Leer en cuarentena es difícil. Estamos tratando de conseguir el libro que nos salve pero todas las palabras apenas se agarran de una atención totalmente golpeada por la preocupación del afuera y del futuro. Lo único que detiene el terror de la pandemia es el sopor de una intimidad nueva pero conocida que se quiere desnudar. 

Hay tres libros de cuentos que me atrapan sin importar el contexto y descubro que es porque me succionan hacia adentro. Y ni siquiera estoy hablando de “mi adentro” sino del adentro de la esencia misma de las personas: las virtudes, sí, pero sobre todo la miseria de existir y compartir la vida con otros. En un momento en el que no nos queda otra opción que observar nuestras acciones y las de los demás desde cerca, recomiendo:

222 patitos y otros cuentos – Federico Falco

«Treinta años después se lo contó a sus hijos: ella, cuando era joven, había tomado una caja de fósforos y había intentado suicidarse”, dice el autor en el cuento que le da el nombre al libro. En tres carillas, nos despierta el sabor de la maternidad, la culpa y la muerte. Una luz brillante y sonora que capta concentraciones vacilantes.

“Pasó un auto y aplastó a la perra, que se llamaba Beba”, lanza en la primera oración del cuento Muerte de Beba. No, no estábamos preparados pero nos prefiere incautos: la brutalidad de los accidentes que nos dejan perplejos ante el suceso. Los cuentos de Federico Falco son una foto a las primeras sensaciones. ¿A qué lugar oculto nos lleva lo inesperado?

Siete casas vacías – Samanta Schweblin

Samanta Schweblin es sinónimo de suspenso. Sus cuentos nos elevan a la espera de un suceso inminente, una calamidad a punto de suceder. 

El libro, ganador del Premio Internacional de Narrativa Breve Ribera del Duero, es apenas un extracto del talento de la autora que plantea espacios conocidos solamente para enrarecerlos y cargarlos de esa energía densa que es a veces la vida.

“La lista era parte de un plan: Lola sospechaba que su vida había sido demasiado larga, tan simple y liviana que ahora carecía del peso suficiente para desaparecer”, empieza el cuento La respiración cavernaria. ¿Hay maneras organizar la vida? ¿Qué es el peligro? El texto es un camino hacia las preguntas de las murallas que hoy nos protegen de un afuera incierto.

Recomendar Siete casas vacías es presentarles personas, personajes que son reflexivos, que muchas veces no entienden y que (como todos) conviven con un mundo incierto: “Quizá no sabe qué más decir. Pero esto es exactamente lo que hacemos. Salir a mirar casas. Salir a mirar las casas de los demás. Intentar descifrar eso ahora podría convertirse en la gota que rebalsa el vaso, la confirmación de cómo mi madre ha estado tirando a la basura mi tiempo desde que tengo memoria” (Nada de todo esto)

Los peligros de fumar en la cama – Mariana Enriquez

El terror en Mariana Enriquez es perturbador y adictivo. No, no hay manera de que abandonen este libro. Además de usar entes sobrenaturales conocidos y desconocidos, toma al alma humana como un monstruo más. Todos hemos vivido experiencias inexplicables pero ¿cómo reaccionamos ante ellas? Los mundos de Enriquez no nos llevan al castillo de Drácula ni mucho menos. Nos pasean por los terrenos conocidos del barrio, la casa, el pueblo. Hay intimidades fascinantes, maravillosas, oscuras y terroríficas. 

“Después la abuela se murió, la casa se vendió, yo me fui a vivir sola sin marido ni hijos, mi papá se quedó con el departamento de Balvanera, y me olvidé de la angelita. Hasta que apareció al lado de la cama, en mi departamento, diez años después, llorando, una noche de tormenta” (El desentierro de la angelita)

 

Recomendaciones: Gilda Izurieta

Fotos: Ana Veg

Leave a Reply

Your email address will not be published.