La identidad desarmada en cubos: reapropiarse del plato

¿Nos impusieron la violencia como rasgo identitario? ¿Somos esclavos de nuestra cultura? ¿Cómo desarticular el no pertenecer sin que el conservadurismo tradicionalista nos vulnere? ¿De qué manera podemos transmutar las tradiciones para que cultura no sea sinónimo de crueldad? En una sociedad que nos educa para avergonzarnos de nuestros sentimientos, militar la empatía es un acto tanto político como revolucionario.

¿Cuándo y cómo empezaste a comer productos de origen animal? Probablemente intentar aproximarte a ese momento resulte imposible, de ahí la naturalización de su consumo. Es que el arma más poderosa de las industrias especistas es esa: jugar con nuestra nostalgia, con el dolor de desapegarnos de aquello que durante tanto tiempo percibimos como propio. El asado y el dulce de leche no son solo eso, trascienden al recuerdo de una familia reunida, de abuelos presentes, amigos del colegio merendando en casa, padres que dejaban el trabajo para sentarse un rato con nosotros. Sin embargo, si logramos ampliar la perspectiva, vemos que este capricho cultural no justifica el sufrimiento que conlleva y que nos fue impuesto desde antes de poder decidir si queríamos ser cómplices.

Revista Roer habló con Nicolás Fassi, médico y activista por los derechos de los animales para invitarte a cuestionarte por qué no deconstruir y desmitificar todo, incluso, tus hábitos alimenticios.

¿Se debería fomentar una dieta basada en plantas como una cuestión de salud pública?

Sí. Las principales enfermedades son las crónicas no transmisibles. Estas, a diferencia de las agudas, se desarrollan a lo largo del tiempo. Las más representativas son el cáncer, la diabetes tipo II y las enfermedades cardiovasculares. A su vez, son las que representan la mayor cantidad de muertes por año, como también de pérdida de años de vida saludables, de calidad. Sabemos que el principal factor de riesgo para ser propenso a contraerlas es una alimentación no saludable. Ahora bien, cuando vamos a los estudios y vemos qué le falta a la alimentación de las personas para que sea sana y completa, la respuesta es simple: mayor consumo de cereales integrales, legumbres, frutos secos, semillas, frutas y verduras. La alimentación vegana se realiza exclusivamente con estos grupos alimentarios, por lo que promoverla desde la salud pública tendría efectivamente un efecto positivo sobre las personas.

¿Cómo te relacionás con la profesión al ver que muchos de tus colegas recomiendan una alimentación que sigue fomentando la idea de que consumir animales o sus derivados es bueno para la salud?

Yo encontré la respuesta a esto en la carrera. Cursé nutrición hace dos años aproximadamente, porque es una materia de quinto año. Lo que me encontré es que me dieron contenido muy desactualizado, incluso siendo hace tan poco tiempo y a pesar de que había información publicada hace mucho respecto a la necesidad de incluir más alimentos de origen vegetal y de reducir los ultras procesados y los alimentos de origen animal. Es decir, la información que recibí era que la única fuente válida de proteínas y de hierro era la carne, que la única fuente válida de proteína era el huevo, que la única fuente válida de calcio eran los lácteos y que, con los vegetales, por un motivo u otro, no podías tener una alimentación adecuada. Mientras que, por otro lado, la asociación de nutricionistas más grande del mundo, que es la Academia de Nutrición y Dietética como también la Sociedad Argentina de Nutrición lo que dicen es que una alimentación basada únicamente en plantas es perfectamente posible, saludable, adecuada para cualquier etapa de la vida y que, incluso puede ayudar a prevenir algunas enfermedades. Entonces me sorprendió mucho que en la carrera me dijeran esto, pero al mismo tiempo me ayudó a explicar por qué todos los demás profesionales de la salud siguen sosteniendo que sin animales no podemos estar saludables. Lo corriente es que la gente les haga caso a los médicos y los médicos a los profesores de la universidad. Mientras ese ciclo se siga dando, es lógico que los mitos se perpetúen.

Hablando de mitos: ¿Crees que hay algo del tradicionalismo en la resistencia de los argentinos a ser veganos?

Sí, yo creo que es fundamental la parte cultural al momento de seguir sosteniendo el consumo de animales más allá de todo lo que eso implica. Si vamos a quiénes somos los argentinos, tanto como grupo como individuos, tiene que ver con lo que nos enseñaron de chicos: que comer carne es normal, natural y necesario, como también lo son los lácteos y los huevos. Entonces de alguna forma cuando se plantea que no solo no son necesarios, sino que es objetable desde el punto de vista ético, lo que la gente ve objetada es su propia personalidad. Es esperable que la respuesta sea defensiva y que tienda a rechazar esta idea, porque básicamente sienten amenazada su propia identidad. Yo creo que por eso es importante hacer un trabajo en cuanto a descubrir cuál es la identidad propia de la persona y cuánto hay de cultura agregada. Por ejemplo, si vos le preguntás a una persona si ella misma lastimaría a un animal de forma innecesaria, la mayoría de las personas te va a decir que no. Si le preguntás a una persona si pagaría a alguien para que lo haga, probablemente también te diga que no. Pero de alguna manera esa misma gente le está pagando a alguien más para que dañe a animales innecesariamente. Ahí es donde viene la cultura a hacer de puente invisible entre lo que la persona no haría y lo que efectivamente hace.

¿Qué es el cubo de la verdad?

Es una estrategia de difusión o de activismo callejero. Lo que busca es exponer lo que sucede en mataderos y en distintos centros de explotación animal, que es algo que esa industria se encarga de ocultar. Al mismo tiempo, al enfrentar a las personas a esta realidad que no conocían, lo que se intenta hacer es acercarse mediante estas preguntas: si realmente va con su personalidad o con sus principios hacerle eso a los animales por productos que no necesitamos. Entonces, retomando lo anterior, la idea siempre es la de interpelar a la identidad de las personas, hacer que se cuestionen hasta donde están participando de prácticas que no querrían participar realmente. Nos paramos en la calle en forma de cubo, de ahí su nombre, sosteniendo computadoras o pantallas de televisión que muestran estas prácticas, vestidos de negro y usando máscaras. Este tipo de estética es meramente por una cuestión de intentar captar la atención, de que la gente se encuentre al ir caminando con un grupo de ocho personas, paradas así, vestidas todas iguales. Buscamos despertar la curiosidad, que se sientan atraídos, que se quieran acercar a verlo para no tener que ser uno el que va y persigue a la persona. Cambia un poco la dinámica de la relación que generamos, si logramos despertar la curiosidad y que la gente se acerque, a que el vínculo se dé al revés.

¿Cuál fue la excusa más impactante que escuchaste de gente que consume animales o sus derivados al hacer activismo?

Cuando uno se pone a analizarlas la mayoría son bastante impactantes. Es decir, cuando uno empieza a ver la vida con esta perspectiva, resultan todas bastante ilógicas. Aunque, si te ponés en el lugar que estabas antes de hacer esa conexión, también las entendés. “Las plantas sienten” es definitivamente una de las más frecuentes y de las que hoy resultan más extrañas. Por ejemplo, cuando vemos a un animal, vemos que interactúa con su medio moviéndose, alejándose de los estímulos negativos y acercándose a los positivos. Si le pegás se aleja, si lo acariciás viene. Así de simple. Vemos que las plantas, no tienen sistema nervioso central como tampoco tienen la posibilidad de acercarse ni alejarse de los diversos estímulos. Uno estaría inclinado a pensar que no sienten. Que alguien intente refutar eso es súper impactante. Aunque también está la de justificarlo con el ciclo natural o la cadena alimenticia, “el león se come a la cebra”, que es típica. Por un lado, ahora me resulta completamente absurdo justificar la violencia contra alguien basándose en que algún otro animal en la naturaleza lo hace; pero también es una de las que yo tenía muy instaladas, una con las que yo entré en la consciencia recién cuando vi los primeros videos sobre veganismo. Por último, creo que hay otra, que es “los animales de alguna forma van a superpoblar la tierra si dejamos de consumirlos”, obviando el hecho de que, los reproducimos para consumirlos. Entonces si hay una elevadísima cantidad de estos animales en existencia es porque los estamos consumiendo y si los dejáramos de consumir, los dejaríamos de reproducir y así los números bajarían o idealmente, no nacerían más para ese fin.

¿Cómo suele reaccionar la gente al llegar por primera vez a tu contenido en redes sociales?

Creo que es una mezcla. Supongo que va a llegar a personas más predispuestas al mensaje, como también a otras personas que tengan una posición neutra o que ya están directamente negadas y entran, obviamente, a decir cosas como que las plantas sienten. De las dos primeras, la respuesta que recibo es super positiva. Al venir de un profesional de la salud, creo que les brinda una seguridad que está faltando en otros ámbitos, porque hay mucha información dando vueltas. Creo que le dan un gran valor al hecho de que haya alguien divulgando datos médicos o certificados acerca de cómo es posible llevar una alimentación basada en plantas de forma saludable y sobre cuáles son los riesgos de consumir productos de origen animal.

¿Qué tipo de información pueden encontrar si visitan tu perfil?

Lo que van a encontrar en mi cuenta de Instagram es la información que, por algún motivo, no se les brinda ni los médicos en la facultad, ni a la población a través de los medios de comunicación convencional o a través de otras cuentas en las redes sociales. Creo que van a encontrar el punto de vista de alguien que viene de una familia súper tradicionalista argentina respecto a lo que consumía y respecto a las actividades que realizaba. Siento que, tener la perspectiva de alguien que viene de ahí, pero que también logró verlo con otros ojos, criticarlo y modificar no solo su opinión sino también su conducta, puede llegar a resultarles información valiosa como también hacer que se sientan identificadas. Me parece que es algo que las personas de alguna forma están buscando, que alguien les ayude a repensar por qué, de alguna manera, están haciendo eso que no sienten tan natural y a su vez cómo pueden dejar de hacerlo de manera saludable y en beneficio de los animales y el medioambiente. Yo sentí un alivio cuando me enteré de todo eso, intento que la gente encuentre en mi cuenta lo mismo.

View this post on Instagram

🦍 La aseveración de que comer carne fue necesario para evolucionar esta basada en que sirvió como fuente necesaria de nutrientes (proteínas y grasas) y calorías para nuestro cerebro en algún lugar del mundo y momento de la historia, y que por eso este se pudo desarrollar como lo hizo. ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ 🧠 Esto mismo hace que argumentar que debemos seguir consumiéndola hoy carezca de sentido. ¿Por qué? Porque la carne no es la única fuente disponible de nutrientes y calorías hoy en día, por lo que podemos darle a nuestro cerebro todo lo que necesita sin necesidad de ingerirla (2). 👉🏼 Que algo haya sido necesario hace decenas de miles de años, no quiere decir que sea necesario, o siquiera conveniente, ahora: las circunstancias obviamente cambiaron. ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ 🧠 También se pretende atribuir únicamente al consumo de carne nuestro desarrollo cerebral. Pero entonces ¿por qué los animales que comen carne desde hace mucho más tiempo que el humano no sufrieron los mismos cambios evolutivos? 👉🏼Que hayamos evolucionado como lo hicimos depende de una infinidad de factores, como caminar en dos patas liberando las manos para usar utensilios por ejemplo, no de uno solo. ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ 🌱 ¿Qué sabemos hoy en día que nos pueda ayudar a estar mejor como especie en el futuro, en vez de actuar como si estuviéramos en el pasado? 👉🏼Las dietas basadas en plantas son necesarias para reducir el enorme daño ambiental del sistema alimentario actual, sin las cuales este no podrá alimentar a la población estimada para 2050 (1), y que pueden ser efectivas en la prevención y reversión de las enfermedades más frecuentes y mortales (2), aumentando nuestro bienestar y supervivencia. ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ ¿Cuál fue la excusa más graciosa que escuchaste para seguir comiendo animales? Leo en los comentarios y la seguimos en el vivo de mañana 😉 ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ 1. Springmann. “Options for keeping the food system within planetary boundaries” 2. AND “Position paper on vegetarian diets”

A post shared by Nicolás Fassi (@nico.fassi) on

El futuro es vegano: ¿certeza o expectativa?

Hoy, me parece una expectativa. Perdón por el pesimismo, pero sí, me parece una expectativa si me lo pongo analizar, por ejemplo, comparando con los derechos de seres iguales a nosotros mismos como individualidad, como ser personas de otro color de piel o personas de otro sexo. A ver, más allá de que a la gente le pueda parecer muy loco que anteriormente se discriminara con tanta violencia, con tanta carencia de compasión o respeto en comparación con la actualidad, no podemos obviar la realidad: no el cien por cien de las personas dejaron de ser racistas ni mucho menos sexistas. Entonces, es un poco optimista pensar que el 100% de las personas en un futuro van a ser veganas o anti especistas. Creo que va a crecer y que más personas van a animarse a ese cambio, pero si pienso que el mundo va a llevarlo adelante en su totalidad en un futuro, no, lastimosamente tengo serias dudas de que vaya a ser así.